domingo, 31 de enero de 2010

LA EXPOSICIÓN "TORMENTARIA"

TORMENTARIA es una exposición sobre la tecnología y la ingeniería de la Antigüedad y de la Edad Media, desde la perspectiva de sitiados y sitiadores, haciendo especial hincapié en su uso por parte del Reino de León

Pero no se circunscribe a la guerra de asedio, sino que presenta una visión de cómo estas máquinas fueron el vehículo con el que los científicos de cada época aplicaron sus conocimientos.

TORMENTARIA se organiza en bloques históricos relacionados con la Antigüedad, en especial Grecia y Roma, y la Edad Media. Como epílogo aparece Leonardo como representante del Renacimiento, época que supuso el canto de cisne de estas máquinas frente a la artillería basada en la pólvora.

La exposición incluye los siguientes ingenios:
—Máquinas de asedio y aproche (destinadas a la aproximación o asalto a una plaza fuerte).
— Torres de asalto.
— Escalas de asalto (sambucas).
— Arietes.
— Grúas de asalto.
— Galerías móviles.
— Trépanos.
— Artillería neurobalística (parte de la artillería que estudia las máquinas cuyo funcionamiento se basa en la torsión de un haz
de nervios o cuerdas. Por extensión se aplica a todos los ingenios anteriores al descubrimiento de la pólvora).
— Catapultas de tiro horizontal.
— Catapultas de tiro parabólico.

Asimismo se incluyen diferentes objetos: reproducciones de relieves y piezas arqueológicas, máquinas de calcular raíces cúbicas, mecanismos alternativos a los resortes de torsión, proyectiles e ilustraciones de asedios representativos de las diferentes épocas históricas.

EL REINO DE LEÓN Y SU RELACIÓN CON LA TORMENTARIA

En el año 910, hace ahora 1100 años, el rey García I trasladó la capital del reino de Oviedo a la ciudad de León.

En sus 320 años de existencia el Reino de León protagonizó, de una u otra manera, la Alta Edad Media de toda Hispania. Este reino estuvo encabezado por reyes cuyos nombres aún resuenan en la conciencia de los leoneses. Estos monarcas respetaron las identidades y personalidades de los territorios que se encontraban bajo su égida: no en vano, de León surgió el Reino de Portugal, que jugaría un gran papel en la historia mundial con sus exploraciones.

Desde el principio, León adoptó una actitud beligerante y combativa frente a los invasores musulmanes. Y para combatirlos se sirvió de todas las armas a su alcance. Las máquinas de asedio o “tormentaria” no fueron una excepción: desarrolladas en la Antigüedad Clásica, jugaron un papel vital en la toma de ciudades. Nuestra tierra conoció su uso por parte de los romanos, durante sus asedios a las poblaciones ástures de Bérgidum (Cacabelos) y Lancia (Villasabariego).

Más adelante, a mediados del s. IX, la ciudad de León sufriría un ataque musulmán con catapultas, aunque éstas no fueron capaces de derribar las murallas romanas. Quien sí pudo hacerlo fue Almanzor, el caudillo andalusí que en el año 994 destruyó la capital con ayuda de la tormentaria. Pero el Reino de León también hizo uso de los ingenios bélicos en gran parte de sus luchas, y así ha quedado reflejado en las crónicas de la época.